sábado, 8 de octubre de 2011

Sábado 8 de octubre 2011

Tenía todo muy, quesque, planeado.
Curiosamente una reunión de trabajo a las 10am. Wich I arrived at 10.40 (ups!)
A las 12.44pm me excusé ya que tenía un compromiso: la fiesta de cumpleaños de la bebé de una amiga del trabajo.
Me dirigía a mi compromiso, pero antes, dejé una ropa en la lavandería (wich I have to pick it up tomorrow); pasé a comprar una bolsita y papel de china para el regalito de la festejada.

Todo iba bien.

El tráfico no estaba tan heavy. El día soleado, hermoso.

La vía rápida poniente estaba despejada.

A la altura del Motel Marbella, un estúpido carro se frena, por lo que yo le saco la vuelta para evitar un choque.

Al dar el volantazo se descontrola el carro; trato de controlarlo con el volante pero sale contraproducente. No recuerdo muy bien si dí varias vueltas como para quedar en sentido contrario a la vía rápida. Lo único que pensaba era en poderme alinear para no causar una carambola.

No sé en qué momento, en qué volteón, me subí al camellón paralelo, hasta llegar a una zanja, se paró el carro.

Pensé que iba a explotar (yeah, too many action films).

Estaba muy nerviosa. Muy. Pero reaccioné y saqué de la guantera la póliza del seguro para llamar al 01 800 en caso de accidentes.

Bonita chingadera que de mi nextel no pudo salir esa llamada.

Pues ni modo. Le marqué a mi madre, le dije que había tenido un accidente, pero que yo estaba bien. Nada más que no me podía comunicar con la aseguradora y a ver si ellos se podían comunicar.

Llegó un agente de la policía, me preguntó si estaba bien, a lo que yo respondí que sí. Solamente que estaba muy nerviosa. La verdad es que hasta ahorita me he sentido bien, gracias a Dios.

El caso es que llegó el perito; llegó el ajustador; llegó una amiga que justo iba a ese cumpleaños y llegó otra amiga.

La verdad es que si no hubieran estado ellas, me hubiera sentido mucho peor.

El caso fue que como hice daños a propiedad municipal (" "), pues tenía que ir a la delegación pa' que el juez revisara mi caso.

Nos dirigimos allá, esperé mi turno. Ahí en la delegación llegaron otros amigos, (God, I love my friends) y esperamos. Pasé con el juez, y quedó que el lunes, con los abogados de la aseguradora iban a arreglar ese asunto.

Gracias que tenía todos los documentos en regla: licencia, tarjeta de circulación.

Después de esto, nos fuimos a comer.
A nuestro lugar por excelencia de mi familia tijuanera.
Amamos ir al mismo lugar. We dont care. We just love hangin' out there.
We order the same things. Drink the same drinks. And talk, talk, talk the afternoon away.

Tengo tantas cosas que agradecer.
Me siento tan bendecida de tener amigos como los míos.
De tener a mi familia que siempre está ahí por mí.

Sin embargo, me siento mal de haber tenido que darles un rato medio gachito.
Que, bueno, del peor de los males, el menor.

Sigue un proceso de hueva máxima con el ministerio/delegación/corralón/grúa/pagos/traslados/taller y así... y todo justo antes de irme para el Corona Capital... I wonder if this is a sign...?
I wonder if this is a sign 'bout Christmas plan, also...?

I wonder so many things...

I wonder how come you haven't come to my life so I could lean on your shoulder and you'd tell me that everything it's gonna be alright.

And I have so mucho to do: prepare exam without my book; plan the junior high class; do a text on my volunteering experience; and fuckin start my music blog. Like fucking right now.

So, that's that.

What a day; what an october saturday.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada