domingo, 23 de octubre de 2011

Otra vez ese Tin Dirdamal

Me dió mucho gusto ver que su documental Ríos de Hombres se presentaba en el Festival Internacional de Cine de Morelia.

De repente recordé cuando él hablaba de la guerra de agua en Bolivia. Un tema nuevo para mí.

Me interesó en el momento pero la verdad que nunca averigüé más.

Hoy me acordé y me puse a buscar algún adelanto de Ríos de Hombres y lo encontré. Dicen que el largometraje fue abucheado en el festival de cine de Argentina. No sabría por qué.

Juzgue por usted mism@:

Rios de Hombres (Rivers of Men) TRAILER from tin dirdamal on Vimeo.

Muero por ver esta pieza.

Si revisan más su sección descubrirán su más reciente proyecto "Death in Arizona (Muerte en Arizona)" y recordé un tweet de Ambulante donde invitaban a apoyar el proyecto de Dirdamal. En su momento pensé en cooperar con la causa. Pero lo olvidé.

Un documental de amor. Del amor más profundo que ha sentido Dirdamal -según sus palabras.

Cómo no conmoverse bajo esa premisa.

¿Cuándo fue la úlitma vez que sentiste ese amor tan profundo por alguien, que te llevó a hacer algo?

Algo importante.

Algo que cambiara tu vida.

Y en este momento salió del iTunes 'Corazón Atómico' canción que de alguna forma describía lo que me hizo sentir Dirdamal cuando lo conocí y conocí su trabajo.

Qué inimaginables las cosas que te despiertan las personas. Sus acciones. Sus quehaceres.

Yo me enamoré de este personaje. No podía creer lo que su corazón lo llevó a hacer. No entendía que existiera una persona como él. Desprenderse de todo por seguir una pasión.

Un personaje increíble que tuvo una vivencia que lo marcó por siempre, me atrevo a decirlo, por el resultado de sus proyectos posteriores.

No me imagino tampoco Death in Arizona. Tengo mucha curiosidad por verlo.



Admiro mucho a la gente que sigue su pasión. En este mundo tan jodidamente superficial, donde las pendejadas son las cosas que importan.

No mamen. Estoy cayendo nuevamente en las pendejadas.

En esas pendejadas que juré y perjuré no volvería hacer. Todo tan mundano. Tan por encimita.

Viví una experiencia que me cambió la vida. Viví realidades totalmente ajenas a mi cotidianidad. Viví una felicidad que no conocía ni sabía que podía existir.

En medio de la nada. De la pobreza material, encontré corazones y un amor inexplicable.

Y aquí estoy.
A medias.
Sé muy bien lo que quiero, pero ¿por qué me da miedo seguir mi corazón?

Si tengo el deseo latente ¿qué me aterra?

¿Cuántas veces he estado frente a este monitor, con un cigarro escribiendo las mismas chingaderas?

Postergando. Postergando. Postergando.




Ya estuvo.




Gracias, Dirdamal.
Una vez más veo lo que haces y me pones a pensar.
Y necesito eso.

Pensar.
Pensar muy bien qué sigue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada