lunes, 21 de febrero de 2011

Veo mi itunes...

Veo las canciones que me gustaban mucho.
Las canciones que significan algo chido.
Y no las reconozco.

Siento raro que me haya gustado eso.
Es decir, me siguen gustando, pero ahora las escucho con un significado diferente.

Clap your Hands and Say Yeah – The skin of my yellow country teeth. Un sonido my canadiense. Y no me identifico para nada. Antes me gustaba. Ahora la escucho, pero no me mueve como antes. Por qué. No lo se.

Boy from school de hot chip. Whata. Says nothing to me. Antes me gustaba mucho. Estos ingleses estan chidos, pero ahorita. Nada.

Disorder de Joy Division. Cómo me gustaba esa rola. Digo, me sigue gustando, pero antes me prendia casi casi de ponerme a bailar como loqiuita en mi cuarto. Sí. Como loquita. Ya. Bye.

Y digo, me gustan estas canciones. Pero antes tenian otro valor para mi. Ahora no sé qué valor tienen.

Me sigo dando cuenta que he cambiado.

Sin embargo llegó el turno de una canción que en su momento fue un desgarre de sentimiento y corazón. Hice un cuadro de ella.

En ese momento sentía un ‘amor’ por un bato que ni conocía bien. No sé en qué momento llegué a idealizarlo y ‘amarlo’ y sentir dolor al escuchar esta rola al pensar que él y yo nada que ver. Porque así fue. No pasó nada.
Ahora me da risa. En su momento era el sentimiento desgarrado. La rola es Cherry Coloured Funk de los Cocteau Twins.
Me emborraché de esa canción. Y lo peor de todo, fue que lo bloguié (en otro blog, obviamente). Jajajaja





Songs dont belong to nobody.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada